domingo, 2 de julio de 2017

España, el principal estercolero de Europa

.


Los purines son compuestos procedentes de las heces y orinas de los cerdos que contaminan los acuíferos aportando nitrocompuestos a las aguas. En España lamacroproducción ganadera del cerdo pone en riesgo la sostenibilidad del medioambiente y la salud de millones de seres humanos...


Los países del norte de Europa están cerrando sus granjas sin que ello haya repercutido en un descenso de la oferta de productos de origen animal en sus supermercados. Pero no es un milagro. España, mucho más laxa a la hora de acoger proyectos que perjudiquen al medio ambiente, está abasteciendo a Europa, hasta el punto de que nuestro país se ha convertido en la capital europea de la ganadería intensiva y, en consecuencia, en el estercolero de Europa. España es el primer productor de cerdos de la Unión Europea, con 28 millones de animales cada año.

En lugar de aportar soluciones a nuestra economía con políticas verdes que aprovechen todo el potencial de sol y viento que tenemos en nuestro país, el Gobierno está permitiendo la entrada de macro proyectos ganaderos que contaminan nuestros acuíferos y el aire que respiramos. Nos hemos convertido en el almacén de purín más grande de Europa. Mientras siguen llegando nuevos proyectos para la instalación de macrogranjas. Este aumento de macrogranjas porcinas trae consigo una serie de problemas medioambientales que afectan directamente a la salud de los seres humanos. Los purines son un compuesto orgánico que a diferencia de otros excrementos utilizados como fertilizantes, se caracterizan por un bajo contenido en materia seca. El estado líquido de los purines permite que se filtren con gran facilidad en los acuíferos subterráneoscontaminando las aguas de nitrocompuestos, que pueden acarrear enfermedades. En ocasiones han dejado pueblos enteros sin agua potable, tal y como denuncian algunos grupos ecologistas. A esto debemos añadir las miles de denuncias interpuestas por la Guardia Civil por vertidos ilegales de purín en el cauce de los ríos.



Los animales

Año tras año vemos extinguirse la imagen tradicional del ganadero propietario de 70 u 80 cerdos, cuyos estiércoles iban destinados a abonar sus tierras, para el cual los desechos o basuras del ganado no constituían un problema, sino todo lo contrario, un beneficio –de hecho, así llaman al estiércol en algunas zonas de la Península– valiosísimo para mantener o aumentar la fertilidad del terreno. Al tiempo, se imponen grandes explotaciones de cientos o miles de cerdos, criados con sistemas intensivos. La alimentación de estos cerdos está basada en su mayor parte en piensos compuestos por soja y algunos derivados. Esta es importada a España desde grandes plantaciones situadas en el sur del continente americano que implican graves impactos ambientales y sociales como la deforestación masiva y la perdida de biodiversidad en zonas ecológicas del Amazonas.

A todo esto hay que añadir la triste vida demaltrato, sufrimiento y explotación que padecen los animales que entran en la cadena de consumo. Animales que, además, han crecido en número de forma exponencial con una media de 450.000 cerdos por granja, según el sindic. El caso de Catalunya es aún más preocupante, pues el último censo de la cabaña porcina revela un mayor número de cerdos que de personas: 7,6 millones de cerdos frente a 7,5 millones de habitantes.Esta sobrepoblación del cerdo, concentrada en su mayoría en Catalunya, Zaragoza y Segovia, se traduce en 61 millones de metros cúbicos de purín, según el último estudio de Food & Water Europe. Una cantidad que podría llenar hasta arriba el estadio del FC. Barcelona más de 23 veces.

Además, el hacinamiento de estos animales provoca que tengan que ser tratados con grandes dosis de antibióticos, lo que repercute en la salud de los ciudadanos. El consumo de antibióticos en España es el más elevado de Europa, y aumentó un 25% entre 2013 y 2014, según datos de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido en varias ocasiones del peligro que supone para la salud el uso de antibióticos en granjas industriales. En España mueren cada año 2.500 personas por la resistencia a este tipo de fármacos, según datos del Ministerio de Sanidad. Un informe del Gobierno británico afirma que en 2050 morirán más personas por bacterias mutadas e inmunes a cualquier antibiótico que por cáncer o por accidentes de tráfico.





Fuente: www.mundooculto.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.