miércoles, 18 de enero de 2017

Este hombre creía que podía fotografiar los sueños. Y no, no era un simple loco

.



El comandante Louis Darget creyó que era capaz de fotografiar el pensamiento.

Una noche le pidió a su esposa, Madame Darget, que colocara sobre su frente el "radiógrafo portátil". Se trataba de una placa fotográfica que él mismo había inventado yque proyectaba los pensamientos en forma de imágenes abstractas y borrosas.

Cuando se le cerraron los párpados y empezó a soñar, él creyó ver un pájaro mal definido en la placa y lo retrató. El resultado fue la foto llamada Eagle Dream.

Estaba equivocado, claro. Pero su historia es una valiosa lección para la medicina moderna.

Su esposa no recordaba haber soñado con un águila, pero, aun así, esa imagen y otras comoA Bottle fueron algunas de las que le hicieron creer que era capaz de inmortalizar los pensamientos del cerebro. Algo que comunicó, en 1904, en una carta a la Academia Francesa de Ciencias.

A principios del siglo XX, la fotografía se utilizó para entender fenómenos que no tenían explicación. Darget la usó para intentar revelar el funcionamiento de la mente humana.

Por aquel entonces, se "descubrieron" toda clase de radiaciones y él pensaba que había "radiación humana" en forma de pensamientos, por lo que lo catalogó como "rayos V" – V de vital –. "Cuando el alma humana produce un pensamiento envía vibraciones a través del cerebro, el fósforo que contiene comienza a irradiarse y los rayos se proyectan", escribió Darget en 1911.

A pesar de que terminó incluyendo aspectos sobrenaturales en su investigación, creía que su trabajo no tenía nada que ver con el de otros que aseguraban "fotografiar el espíritu". Aunque acabó hablando de una conversación de almas y "fuerzas vitales", sentía que su búsqueda era exclusivamente científica.

Sin embargo, nunca pudo demostrar a ojos de la comunidad científica que era capaz de inmortalizar el pensamiento. Como se probó más tarde, en realidad, aquellas imágenes se proyectaban por casualidad: era el resultado de una solución poco diluida en contacto con el calor de la piel humana. Entonces, su investigación terminó.

¿Significa esto que hay que descartar a Darget como un iluminado sin fundamento? La evolución de la ciencia ha demostrado que no.

En el siglo XXi, la llamada fotografía psíquica sigue siendo un concepto en boga. Y esta vez apoyada por extensos estudios y tecnología avanzada.

La imagen por resonancia magnética funcional, por ejemplo, se utiliza para descifrar el funcionamiento interno del cerebro humano. Y algunos consideran que también podría utilizarse para leer el pensamiento si se pudiese establecer una conexión entre las imágenes del riego sanguíneo del cerebro y los pensamientos a los que corresponden.

Esto, claro, no es tan sencillo.

"La cuestión es que un pensamiento no es algo que ocupa un espacio. Mi pensamiento de que 'espero que Manchester United lo haga mal este año no corresponde a eventos físicos particulares'. Ese pensamiento pertenece a un nexo, a toda una red de ideas como el fútbol, el partidismo, etc", dijo el filósofo y médico y científico clínico retirado, Raymond Tallis.

Aunque la premisa de sus argumentos sigue siendo inválida desde el punto de vista científico, la victoria de Daget es que tantos años y tanta evolución tecnológica después, la ciencia siga tan intrigada por aquello que le movía: el deseo de entender el cerebro humano.




Fuente: www.mundooculto.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.