jueves, 1 de diciembre de 2016

Represion oculta : La Luna

.

Represion oculta

La Luna

Luna

Luna

EE.UU. aterrizó en secreto en la Luna antes de 1.969, de una forma no oficial. Se observó a los astronautas comunicándose con extraterrestres mientras estaban en la Luna y se les avisó que se fueran del planeta.Esa es la razón por la cual se canceló la última misión Apolo en el último segundo. Algunos astronautas han muerto por contar la verdad, ya que el gobierno secreto lo interpreta como una “traición”.

 

En esta represión oculta, destacados ufólogos o investigadores del fenómeno ovni y miembros del gobierno satélite que están ayudando actualmente a acabar con la ocultación han sido destruidos o suprimidos mediante dispositivos de energía psicotrónica dirigida en poder de la cábala oscura. Gente como el Doctor Steven Creer y su ayudante Shari Adamiak, el diputado del Congreso Steve Schiff, el Coronel de Aviación Steven Wilson, el propio Doctor Michael Wolf, su principal director de la CIA y otros más han muerto recientemente o sufren una enfermedad relacionada con el cáncer. Parece que no es una coincidencia.

Las acusaciones de conspiración en los alunizajes del Programa Apolo constituyen una teoría de conspiración que afirma que los alunizajes del programa Apolo jamás ocurrieron, sino que fueron falsificados por la NASA.

Los proponentes tienen como principales justificaciones las controversias surgidas por algunas fotografías y el contexto de Guerra Fría en el que se produjeron los alunizajes. Sin embargo, científicos, técnicos e interesados en la historia de la exploración espacial han dado explicaciones racionales a las controversias, de modo que rechazan estas afirmaciones calificándolas de infundadas y de no poseer rigor científico alguno.

A finales de la década de 2000, la sonda espacial Lunar Reconnaissance Orbiter en órbita alrededor de la Luna, tomó fotografías en alta resolución de los lugares de alunizaje de las misiones Apolo, en las que se pueden observar los restos de los módulos lunares y las huellas dejadas por los astronautas en sus paseos lunares. En 2012, nuevas imágenes de mayor detalle mostraban que las banderas plantadas por las astronautas todavía estaban erigidas en su lugar a pesar del tiempo transcurrido.

Esta creencia afirma que los alunizajes del Apolo 11 del 20 de julio de 1969 y las siguientes misiones Apolo nunca ocurrieron, sino que fueron filmadas en la Tierra. La idea adquirió bastante popularidad después del estreno en 1978 de la película de ciencia-ficción Capricorn One (Capricornio Uno, en castellano),que muestra a la NASA intentando falsificar un aterrizaje en Marte. En 1967, el dramaturgo británico Desmond Lowden escribió un guion llamado The News-Benders en el cual todos los principales avances tecnológicos de 1945 eran simulados. El guion fue presentado en enero de 1968 y mostraba la falsificación de un alunizaje con maquetas.

En su libro Un hombre sobre la Luna, Andrew Chaikin menciona que en el momento de la misión del Apolo 8 en la órbita lunar en diciembre de 1968, esas historias de conspiración circulaban como rumores de hechos ciertos. La Sociedad de la Tierra Plana lanzó una de las primeras quejas sobre la veracidad de las misiones Apolo. Afirmaban que varias de las fotografías del Apolo 8 con la Luna en primer plano y la Tierra como fondo eran falsas. La primera razón de su declaración era que no se ajustaba a su creencia de que la Tierra es plana.El primer intento de establecer estas denuncias como hechos concretos fue la publicación por Bill Kaysing del libro Nunca fuimos a la Luna (1974). Aunque quizá uno de los más conocidos sea NASA mooned America escrito por Ralph Rene y publicado en 1992.

De acuerdo con una encuesta de Gallup de 1999, cerca del 6 % de la población de Estados Unidos tiene dudas sobre la veracidad de la llegada a la Luna. «Aunque 6 % literalmente se traduce en millones de personas [...] no es inusual encontrar que en una encuesta típica muchas personas están de acuerdo con cualquier pregunta que se les haga. Así que la mejor interpretación es que esta teoría en particular no está ampliamente extendida».

La reacción inicial de la NASA ante las acusaciones fue de indiferencia general. Finalmente encargó en 2002 al ingeniero espacial y escritor James Oberg la publicación de un libro en el que se refutaran las afirmaciones de conspiración. Sin embargo, pocos días después la NASA se retractó, por miedo a la mala publicidad. Oberg anunció que continuaría con el libro de manera independiente, analizando también en él los orígenes socioculturales de las «teorías» sobre conspiraciones.

Philip Plait, uno de los más entusiastas refutadores de las creencias sobre conspiraciones acerca del viaje a la Luna, dice que sería apropiado que la NASA diera respuesta a las preguntas hechas, y según él la NASA se niega a responder a las preguntas de los acusadores porque considera de «escasa dignidad» el verse obligada a hacerlo. Por otro lado, James Oberg afirma que la reacción oficial de la NASA en la televisión ha sido bastante torpe y contraproducente cuando Brian Welch, un alto funcionario del departamento de relaciones públicas de la NASA, afirmó que todas las acusaciones eran falsas pero no se molestó en proporcionar demasiada evidencia.

Las acusaciones sobre la falsificación de los alunizajes son teorías sobre conspiraciones o afirmaciones de que conspiradores en posesión de conocimiento secreto engañaron al público en pos de fines ocultos. En el caso de los alunizajes, el motivo sería el afán de los Estados Unidos de descender en la Luna antes que su rival en la carrera espacial, la entonces URSS.

Fuente: www.mundooculto.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.