jueves, 1 de diciembre de 2016

El texto de "Ars Notoria" y la clave del conocimiento Ancestral

.




La antigua Sumeria, Egipto, los Mayas, etc....son pueblos y civilizaciones que poseían una sabiduría que incluso a día de hoy se nos escapa de toda lógica. ¿Pero cómo y de dónde adquirieron dichos conocimientos?.

Son numerosos los textos antiguos que exponían que al seguir una serie de indicaciones podían obtenerse ciertas capacidades, algunas de ellas, de naturaleza mágica. Frecuentemente estos textos indicaban una serie de procedimientos y recetas para crear diversos amuletos, talismanes o pociones.

Comprender este legado nos ayudaría a conocer el porqué de sus conocimientos.

Resulta interesante que la mayoría de estos escritos surgieran en una época en la que muy pocos tenían acceso al conocimiento valiéndose de un soporte escrito y que sólo unos pocos, instruidos en el saber de la escritura, tuvieran la posibilidad de adentrarse en estas páginas con sus sugerentes promesas.

No hace mucho un equipo de historiadores que estaban realizando una investigación, descubrieron un documento bastante extraño. Un libro que tuvo que haber sido escrito hace varios siglos, allá por el siglo XIII, aunque se piensa que algunos pasajes son incluso anteriores. Estos textos parecen distanciarse de ese tipo de promesas que implicaban un fácil aprendizaje con el que alcanzar un fin con relativamente poco esfuerzo, instando a conseguir algunas capacidades sobrehumanas mediante la aplicación de todo lo contrario a lo que venía ofreciéndose en la mayoría de textos de temáticas similares: el esfuerzo y el tesón.



Las directrices para llegar a este estado se hallan bajo el título de ‘’Ars Notoria’’.Un pequeño texto localizado dentro del grimorio ‘’Legemeton Clavicula Salomonis’’que en castellano se ha tenido a bien traducir como ‘’La Llave Menor de Salomón’’. Este compendio de escritos datados en el siglo XVII y basados en textos más antiguos que llegan hasta el siglo XIII, representa  uno de los tratados en demonología de mayor notoriedad.

Este texto difiere en que los métodos para obtener poderes que se describían en el interior no se basaban en la brujería o sacrificios, sino en otro tipo de actos… primordialmente era una serie de meditaciones, mantras arcanos y misteriosas oraciones. En el libro se puede leer que quien lo leyera y lo consiguiera comprender dominaría 3 grandes virtudes: una gran sabiduría, memoria infinita, y una lengua “de plata”. 

Su interior no estaba escrito solo en una lengua, algo que hace pensar que no pudo ser leído por muchas personas en la antigüedad, un libro de eruditos… los idiomas que se pueden leer en el interior son el griego, el latín y el hebreo. Su título no es casualidad, existen teorías acerca de que el mismo Rey Salomón llegó a utilizar los conocimientos que encierra esta obra para ser uno de los más grandes gobernantes de su tiempo. 

De hecho se le atribuye su autoría al mismo Rey Salomón, enunciación que se antoja muy improbable dado que contiene una gran cantidad de referencias al catolicismo y a hechos muy posteriores a la vida del monarca hebreo, si bien parece que está basado en textos anteriores también atribuidos al rey sabio. Desafortunadamente la cantidad de evidentes modificaciones que ha sufrido el texto es tan elevada que resulta difícil no solo designar su autoría sino que se hace imposible comprobar la veracidad de los estamentos y enunciaciones que en él se describen.

No obstante, el escrito continúa siendo extremadamente interesante exponiendo una serie de conocimientos, en ocasiones impropios para la época.  Pero ¿qué ofrecía su autor a los que se comprometían a seguir las pautas designadas?

El texto completo consta de cinco partes o cinco Artes dentro de las cuales se detallan las descripciones de los demonios a los que el rey Salomón consiguió invocar y someter, los procedimientos para convocar a diversos espíritus de carácter no maligno y se refiere información sobre diversos asuntos como la creación de sellos protectores, el procedimiento para la invocación de ángeles o se hacen referencia a áreas como la astronomía y la astrología.



La última de estas cinco secciones es la que nos ocupa. En el Ars Notoria se ofrece cierto conocimiento para conseguir desarrollar capacidades como una sabiduría inimaginable, el don de la elocuencia o como obtener una memoria perfecta. Resulta llamativo dado que el resto de textos normalmente se centraban en procedimientos para obtener fines de carácter más material.

Para ello el manuscrito se enfoca encarecidamente en la importancia de la oración, de la observación, la contemplación y de la meditación mediante los cuales se fortalecerían y se centrarían ciertas habilidades mentales innatas. Es el trabajo interno que ha de realizar uno mismo para alcanzar la sabiduría el que se insta a realizar, en contraposición a otros manuscritos que, como ya hemos apuntado,  se centraban en ofrecer recompensas derivadas de conjuros o la creación de pociones y de amuletos. 

¿Quedarán todavía tratados con antiguos saberes ocultos?

‘’Y hágase conocedor de lo siguiente, que si no se hallan los libros en vuestras manos, o la facultad de mirar en su interior no le es dada, el efecto de este trabajo no será menor así pues: pero las oraciones han de ser doblemente pronunciadas, en donde debieran serlo en una ocasión: Y al igual que el conocimiento de una visión, o de otras virtudes, que dichas oraciones contienen; debe intentarlas y probarlas, donde y como desee’’.

Pese a que el tratado ha sobrevivido hasta la actualidad, hecho bastante notorio, evidencia diversos cambios y modificaciones, y por supuesto, incluye referencias muy posteriores a su creación provenientes del cristianismo. Parece albergar matices de un conocimiento antiguo, uno que ofrecía dones intelectuales en lugar de materiales ¿de dónde provenía este conocimiento? ¿Conseguiría alguien haber dominado mediante sus consejos estos conocimientos? Y, de ser así… ¿lo sabríamos?

Pero, ¿funciona realmente? ¿Qué tipo de sabiduría conferiría este texto? A continuación hablamos sobre una especie de experimento, que quizás fuera una especie de enseñanza mística, la cual aún se está estudiando. Se trata de una especie de juego para comunicarse, llamado el “experimento magnético”. En la página se puede leer: “Un preciso experimento magnético, para cualquier hombre o mujer que posea una piedra imán…” 

“Y el uso de este símbolo, podrán descubrir sus mentes y comunicarse en cualquier momento del día o de la noche, sin importar la lejanía de su situación en el mundo: esto es uno de los secretos mejor guardados de la naturaleza, aplicable para todas las personas.” Una explicación bastante preclara, que parecía exponer una comunicación casi mágica. Si esto fuera cierto, no estaría muy lejos de la manera en la que están formadas las comunicaciones en la actualidad. 




Según este libro, con la ayuda del magnetismo de una piedra imantada, a modo agujas de brújula, se podrían comunicar dos personas a distancia, deletreando frases en el círculo que hemos mostrado anteriormente. No es tan descabellado, ya que el magnetismo es clave en todas las telecomunicaciones de nuestro mundo actual. ¿Pero cómo y quién descubrió este tipo de poder? y sobre todo, ¿por qué? Es algo que permanece oculto por el momento. 

Uno de los pocos devotos que alcanzó este grado de iluminación fue John de Morigny, monje benedictino del siglo XIV, que tras estudiar a fondo el Ars Notoria descubrió que las sutilezas del cosmos también esconden horrores inobjetables. A propósito de sus visiones editó una feroz advertencia a los curiosos titulada Liber Visonum.

En la antigüedad, existían determinadas obras de las que se pensaba que aportaban verdaderos poderes, y la posibilidad de alterar la conciencia hacia otros planos… algo que posiblemente sea la causa de las grandes obras de la humanidad, pero también de las peores. Y es que el poder, para uno mismo y sobre los demás puede ser un arma de doble filo. Hablan de cosas que no podemos ver, pero de las que podemos ser conscientes de alguna manera… 








Fuente: www.mundooculto.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.