jueves, 1 de diciembre de 2016

Control mental mk-ultra

.

Control mental

MK

Control mental

Control mental

El propio Doctor Wolf fue pionero en crear un proceso de expansión mental llamado “tratamiento de entrada o umbral”. Un experimento para abrir el cerebro y un modo de estimular las neuronas permitiendo billones de sinapsis o conexiones para formar y utilizar una mente enormemente aumentada, incluyendo la habilidad de comunicarse telepáticamente con los extraterrestres.

 

Esta expansión mental se desarrolló en una serie de experimentos de control mental bajo el nombre de proyecto MK-Ultra, que luego se utilizó mal para programar asesinos.

 

El Doctor Wolf y sus colegas aprendieron como extraer o reprimir las memorias humanas. Lo último se llama castración mental. Estas técnicas no son tan efectivas como los métodos extraterrestres. Esto condujo también a investigar sobre la visión remota y otras habilidades psíquicas utilizadas para espiar al enemigo durante la guerra fría. El resultado final de todos estos experimentos fue un intento de control mental del mundo, un pensamiento escalofriante.

El derecho del más fuerte

El derecho del más fuerte, la fuente de la tiranía de la inhumanidad y el Estado. Este es un relato de la Policía de Seguridad sueca (SÄPO) y el uso de seres humanos para la investigación médica, pero bien podría ser de la Alemania nazi, donde el abuso del Estado era una parte natural del sistema. Hay muchas similitudes en los métodos de rutina y de la brutalidad entre la Gestapo y SÄPO.

 

Por otra parte, la SÄPO está explotando un nuevo tipo de técnica informática que les permite controlar los pensamientos y el comportamiento humano.

Una radiografía de un objeto situado en el cráneo directamente por delante del hueso frontal. El objeto fue implantado por la fuerza en 1967 en un hospital donde yo estaba esperando una operación. SÄPO había obligado a que el cirujano participara en su programa, previniéndole ejercer la cirugía original.

Después de sedarme violentamente, hicieron una incisión de 5 cm de largo en mi hueso frontal, en el que colocaron el objeto: un radio-transmisor que ha estado transmitiendo un haz de alta frecuencia electromagnética a través de mi cerebro durante 24 horas al día desde entonces. Las dimensiones del dispositivo son de apenas 7x4 mm.

El proceso de miniaturización ya ha pasado la etapa del transpondedor inyectable, una ampolla diminuta capaz de almacenar datos y actuando como un emisor y un receptor.

La razón para la acción de SÄPO era que yo constituía una amenaza para el secreto de los proyectos estatales de control mental .

 

Esta operación encubierta de acoplamiento de los cerebros de las personas a las computadoras ha estado ocurriendo por décadas, y no sólo SÄPO está involucrado. Los transmisores se están implantando en la cabeza de la gente durante cirugías rutinarias de hospital. Por lo general, éstos son insertados a través de orificios nasales, desde donde son operados mediante comunicación bidireccional por radio.

 

Después de penetrar en el cerebro, la onda de radio es procesada en un sistema que conecta las funciones neurológicas a un ordenador. Posteriormente, la actividad mental, los procesos biológicos, la función sensorial, de hecho toda la vida del individuo, es puesta al descubierto para su inspección y control estatal.

En su reporte, el eminente profesor Peter Lindström llama a la técnica "control intra-cerebral radio-hipnótico". Este habla mucho sobre una ciencia que se conoce también como telemetría bio-médica, control mental o interacción cerebro-ordenador. El escribe que allí que con estos implantes hay un riesgo de meningitis y de infecciones crónicas.

A finales de 1960, el potencial y las áreas de aplicación de la telemetría ya estaban siendo discutidas porJ.M.Delgado en su libro Control Físico de la Mente: Hacia una Sociedad Psicocivilizada / Physical Control of the Mind: Toward a Psychocivilized Society:

 

Estamos avanzando rápidamente en el patrón de reconocimiento de correlaciones electrónicas de comportamiento y en el método de comunicación bidireccional por radio entre el cerebro y las computadoras.

Esto ha estado pasando durante mucho más tiempo de lo que la mayoría de la gente puede imaginar. Fue, de hecho, una de las primeras aplicaciones de la tecnología informática, hace cuarenta años, el de vincular el sistema biológico humano con un ordenador.

 

Hace treinta años, en 1968, el Dr. Stuart Mackay publicó su o de Telemetría Bio-Médica (Bio-Medical Telemetry) en el que expone el potencial de esta última ciencia:

 

Entre los muchos instrumentos de telemetría que están siendo utilizados hoy en día hay radio transmisores miniatura que pueden ser tragados o implantados quirúrgicamente en el hombre o los animales ...

 

El ámbito de observación es demasiado amplio para poder dar una idea con algunos ejemplos... estos permiten el estudio simultáneo del comportamiento o del funcionamiento fisiológico... En casos tales como el monitoreo del bienestar de un buzo en el mar o un astronauta en órbita, es esencial un flujo continuo de información fisiológica.

Las radiografías de mi cabeza muestran tres transmisores implantados, de los cuales uno ha sido completamente encajado en el lóbulo frontal. Todos fueron implantados en diferentes ocasiones durante la década de 1970 por la Policía Criminal de Suecia mientras yo estaba detenido en Estocolmo y Nacka.

 

Un artículo publicado en 1975 en la Universidad de Yale por un equipo internacional de seis investigadores como parte de un proyecto conjunto entre la Universidad de Yale y la Universidad de Medicina de Madrid titulada "Comunicación Bidireccional con el Cerebro", describe cómo la comunicación se puede lograr con profundos procesos cerebrales utilizando diminutos transmisores, que son también capaces de suprimir los patrones EEG.

 

Ellos afirman esto debido a que tanto la energía como los datos son aportados por ondas de radio, estos transmisores duran toda la vida.

La comunicación bidireccional con la profundidad del cerebro hace posible enviar y recibir información desde y hacia el cerebro. La técnica elimina la necesidad de restringir al sujeto experimental, permitiendo la libre expresión del comportamiento y las relaciones sociales. La instrumentación, incluyendo los vínculos de radio, es pequeña y ligera, y no interfiere con la movilidad...

 

Nuestro experimento demuestra la supresión de un patrón específico de EEG por estimulación repetida de retroalimentación por radio de un punto específico intracerebral... Como no se utilizan baterías, la vida del instrumento es indefinida. La energía y la información son suministradas por frecuencias de radio.

Han pasado casi treinta años desde que el primer transmisor fue implantado en mi cabeza en el Hospital de Söder, el asunto es en realidad mucho más grande y aún más impactante, ya que los cirujanos también han estado colocando estos transmisores en las cabezas de los pacientes bajo anestesia en la mesa de operaciones. Esto es lo que me pasó a mí al final de la década de 1960 cuando me sometí a cirugía en el Hospital de Söder. Antes de ese tiempo, yo había sido un miembro completamente normal de la sociedad.

Yo nunca había cometido un crimen ni tenido ningún contacto con psiquiatría, y estaba empleado. De hecho, no había nada en mi vida que pudiera justificar la adopción de medidas especiales para observarme. La única conclusión razonable es que algunos cirujanos en el hospital estaban y pudieran seguir implantando transmisores durante las operaciones normales en base regular.

 

No hay razón alguna para creer que yo fui una excepción.

 

Hace treinta y tres años, en 1965, un investigador del departamento para tecnología de la información del Instituto de Investigación de Defensa llamado P.M. Persson publicó un artículo sobre la telemetría biomédica en el que escribió:

 

Telemetría, es decir, radio-transmisión de datos, se aplica principalmente cuando es difícil o imposible suministrar los parámetros por cualquier otro método... La palabra telemetría se deriva del griego "tele" que significa "medir".

 

En Suecia, la telemetría, por tanto, sería llamada "fjarrmatning" (medición de larga distancia)... Una parte importante de la biotelemetría es conducida principalmente con el uso detransmisores implantados, el desarrollo de los cuales ha recorrido un largo camino en la investigación médica.

 

Lo que realmente ha sido bien desarrollado en la investigación médica fue, por supuesto, el abuso de los pacientes en cuyas cabezas los cirujanos estaban implantando transmisores

Fuente: www.mundooculto.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.