martes, 15 de noviembre de 2016

Los extraños sucesos del Triangulo del Silencio

.

Los extraños sucesos del Triangulo del Silencio




Todos hemos leído o escuchado algo de la leyenda negra de los conocidos triángulos de las bermudas, y de Dragón, desapariciones, tormentas misteriosas, fenómenos electromagnéticos, avistamientos de objetos extraños y un largo etcétera que los convierten en los enclaves más misteriosos de la tierra.
Lo que no muchos saben es que en España, más concretamente en el mar Mediterráneo y frente a nuestras costas, tenemos nuestro propio triángulo misterioso.

El islote de Es Vedrà, situado al suroeste de la isla de Ibiza, forma parte, junto al Peñón de Ifach (en Calpe, Alicante) y la costa suroeste de la isla de Mallorca (las Islas Baleares), del llamado“Triángulo del Silencio”, una zona de unas características similares al conocido Triángulo de las Bermudas, debido a la multitud de sucesos enigmáticos que se han vivido en la zona.

En 1976 submarinistas profesionales escuchan unos extraños ruidos bajo las aguas del triángulo del Silencio. Otros submarinistas dicen haber visto objetos similares a tanques pero de formas extrañas, una especie de cilindros oscuros (OSNIS, Objeto Submarino No Identificado).

El 12 de Septiembre de 1979 Pep Climent, poco después del incidente de Manises, fotografía un objeto luminoso emergiendo de las aguas, frente a Soller, entre la Punta Cala Roja y Es Morro de Sa Vaca, a un km mar adentro.

El 11 de noviembre de 1979 (a las 11 p.m. del día 11 del mes 11) un avión Super-Caravelle de la compañía TAE que se dirigía desde Palma de Mallorca a Canarias con 109 pasajeros a bordo tomaba tierra precipitadamente en el aeropuerto de Valencia "a causa de un "ovni". "Los pilotos afirman que les persiguieron "varios puntos de luz roja, que subían y bajaban de una forma no convencional". Este es uno de los sucesos ufológicos mas famosos en España, el caso Manises. Casualmente tuvo lugar en el momento justo que se sobrevolaba el islote de Es Vedrà



Este Peñón emblemático y enigmático de la isla de Ibiza de gran tamaño e imponente belleza al que miles de personas sin saber, al igual que muchos de los habitantes de la isla, que el peñón es el centro de numerosas leyendas, suelen acceder desde la playa de Cala d”Hort otro de esos paisajes únicos en el mundo por su gran belleza. El extraño islote de 385 metros de altura y apenas 60 hectáreas se encuentra alzado como un gran CENTINELA de piedra maciza, mientras en sus entrañas ajeno al ritmo del mundo descubrimos una enorme red de galerías semi inundadas que se adentran en unas aguas tan profundas que no parecen cuadrar con la cercana playa.

Multitud de estudiosos del tema y psíquicos han señalado, que la enorme mole de piedra es un extraordinario acumulador de energía similar a las pirámides de Egipto, al famoso Stonehenge o a las estatuas de la isla de Pascua, debido tal vez a la enorme concentración de minerales y metales, tanta que el campo magnético entorno a la isla desorienta a las palomas mensajeras y crea interferencias en los radares de barcos y aviones, llegando a afectar a corta distancia a sistemas tan tradicionales como la brújula.

Está comprobado como los barcos pierden el norte al entrar en el territorio de influencia de este lugar, tanto así como palomas mensajeras que vuelan en círculos, desorientadas completamente y que se posan en los barcos agotadas para descansar. Algunas desaparecen y otras aparecen flotando en el mar, muertas. Soltaron mil palomas a unos 220 kilómetros mar adentro y desaparecieron todas. Incluso buceadores que practicaban la pesca submarina han sido testigos de anomalías en el fondo de aquel mar, ruidos metálicos y totalmente desconocidos, que producían un eco estruendoso en el fondo del mar, que agitaba y asustaba a los peces. Un ruido que duraba durante horas, como si picaran con algo de metal un yunque. No era para ellos un ruido natural, y conocían a la perfección los ruidos marinos, tanto de submarinos como cualquier otro objeto de las profundidades del mar.

Un barco que navegaba por la noche en aguas de las isla de Formentera avistó un mínimo de ¡50 bolas de fuego! de diversos colores, que se aproximaron a la embarcación y los observaron durante minutos. Incluso se han producido encuentros con seres de luz en las cercanías del convento de las carmelitas en Ibiza. 

El petrolero Mar Atlántico apareció en el Triángulo del Silencio completamente desolado, sin tripulación y sin rastro alguno de presencia humana. Fue el primer caso de desaparición del lugar y desde entonces no han cesado las desapariciones de embarcaciones y tripulantes en el Triángulo del silencio.

Bolas de luz, avistamientos Ovni, desaparición de aves y personas, extraños ruidos en el fondo del mar a unagran profundidad. Multitud de testimonios que sería imposible recopilar en este artículo, pero que obligaron a preguntarse a muchos investigadores la existencia de una base Ovni en el fondo del mar.

Pero....¿desde cuándo se tienen testimonios de dichos avistamientos o fenómenos?. El primer testimonio escrito es del padre Francisco Palau, fundador del monasterio de las Carmelitas Misioneras en la localidad ibicenca de Es Cubells, San Josehp y responsable de la recristianización de la isla de Ibiza. En muchas de las obras que escribió, abundan los relatos de las numerosas experiencias y visiones que vivió en el islote entre los años 1854 y 1860 como avistamientos de “damas de luz” y “seres celestiales”, los cuales hoy en día serian catalogados mas de encuentros con OVNIS que de experiencias religiosas, habría que pedir la opinión del padre Palau sobre si vio a un ángel o a un hombrecillo gris/verde/rosa.

Después de este testimonio “de fe” los avistamientos se disparan (o al menos se confiesan pues no creo que comenzasen con el místico carmelita, sino que se mantenían en silencio por miedo a ofender a la fe). Desde siempre pescadores han afirmado haber visto pasar por debajo de sus embarcaciones objetos extraños mientras navegaban por las aguas cercanas a Es Vedrà y a su vecino Es Vedranell, muchas otras personas han asegurado haber observado luces extrañas salir y entrar del agua sin poder otorgarles una explicación racional.

Algunos nadadores, entre ellos el campeón de España de caza submarina José Amengual, gran conocedor de las aguas mediterráneas, han constatado haber sentido extraños “ruidos metálicos” de una gran intensidad en las profundidades de sus aguas y haber visto a “bandadas de peces cambiar de rumbo” al escuchar tales sonidos y esto viniendo de un especialista en comportamiento de los peces (y lo digo sin coñas) es mas que llamativo.

Pero no solo hay testimonios de pilotos o marítimos. En tierra, desde los años 70 del pasado siglo XX esta zona comenzó a relacionarse con el tema OVNI, debido principalmente a las declaraciones y actividades de un grupo de personas de la localidad de Sóller liderados por el contactado Joan Coll, junto a algunos sucesos que tuvieron lugar por esa zona (como el famoso caso Manises y la vinculación del mismo con una fotografía tomada por las mismas fechas del suceso por Pep Climent, miembro del grupo de Sóller antes mencionado) e informaciones que circularon por la prensa y los sectores ufológicos. Se han reportado avistamientos de luces entrando y saliendo del mar o sobrevolando la zona, informaciones de detecciones en la base de radar del Puig Major de objetos que se desplazaban a velocidades descomunales, presencia de entidades extrañas y la aparición de huellas misteriosas, asimismo también se ha comentado por parte de submarinistas el haber escuchado sonidos metálicos provenir del fondo oceánico, tema del cual recientemente se ha vuelto a hablar. Todo esto junto a según que afirmaciones que decían que se había visto una plataforma de grandes proporciones enfrente de la costa de la que habían salido varios OVNIs, hizo que se hablase de una presunta base extraterrestre en las aguas mallorquinas, hipótesis que de tanto en tanto vuelve a surgir en los medios especializados, o de incluso puertas dimensionales para explicar la concentración de sucesos en la zona de este tipo.

                                              Imagen del diario de Mallorca de la época  

                 
El último gran avistamiento masivo de ovnis en Europa se produjo entre 1995 y 1996, y tuvieron lugar en esta zona. Tal fué la repercusión del fenóneno que hasta la propia NASA mandó un equipo a la zona para realizar sus propias investigaciones.

Algunos apuntan a que estas observaciones son consecuencia de algún tipo de fenómeno geológico, otros a la imaginación y el fraude por parte de unos, y a la excesiva publicidad periodística por parte de otros, destacando su aspecto puramente sociológico del asunto. Ya sea por una cuestión meramente racional o por una causa de tipo paranormal, esto es un tema todavía pendiente de explicación dentro de la ufología hasta que se realice una investigación rigurosa sobre este asunto.



Fuente: www.mundooculto.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.